• Javier Martín Martínez

FRECUENCIA ORIGINAL LUZ ROSA

Actualizado: 16 de oct de 2018


La Frecuencia Original del Amor Incondicional nace con dos propósitos principales.


El primero es ayudar a despertar la fuerza amorosa original del corazón en el interior de cada persona.  Todas las personas tenemos una fuente inagotable de amor en nuestro interior, por lo que potencialmente podríamos experimentar esa fuerza amorosa hacia nosotros mismos en cada instante de nuestra existencia, para después poder compartirlo con las personas que forman parte de nuestras vidas. 


El segundo propósito es ayudar a que cada persona recupere un estado de coherencia cardiaca y mental. Cuando el corazón alcanza un estado de calma, late en armonía, enviando señales de relajación y bienestar al cerebro. Éstas ayudan a que la mente disminuya su actividad y reduzca las ondas cerebrales para que ambos, corazón y mente, se sintonicen en un estado de equilibrio y armonía.


Está conectada con las propiedades que aporta la frecuencia original de luz rosa, aportando:


A nivel físico:

  • Ayuda a sanar los órganos que han enfermado por la falta de amor hacia uno mismo, en especial los órganos relacionados con el aparato reproductor y el útero. En muchos casos la falta de amor hacia el cuerpo físico no siempre vienen determinados por nuestra experiencia terrenal sino que puede proceder de la genética familiar.

  • Ayuda a que cada célula del cuerpo se sintonice con la vibración del amor incondicional y así vuelva a sentirse amada.

  • Ayuda al corazón a alcanzar un estado de coherencia, lo que fortalece el sistema cardíaco.

  • Ayuda a normalizar la presión sanguínea y estabilizar el pulso cardíaco.

  • Al mejorar la circulación y dilatar los vasos sanguíneos, ayuda a reducir el dolor de cabeza y las migrañas.

  • Ayuda a despertar el amor por tu cuerpo, activando la consciencia de mimar y ser delicado con el cuerpo físico.  


A nivel emocional:

  • Ayuda, en un sentido general, a abrir el corazón para volver a sentir un profundo amor hacia uno mismo y así poder compartir el afecto con los demás.

  • Ayuda a sanar la herida del corazón partido, transformando la desconfianza y falta de fe en el amor. Al volver a confiar y creer en el amor recuperas el deseo de compartir tu vida con alguien.

  • Te ayuda a fortalecer los lazos afectivos de amor en tus relaciones personales.

  • Ayuda a quitar los bloqueos del corazón, permitiendo que sentimientos de dolor reprimidos y traumas emocionales sean reconocidos y sanados.

  • Ayuda a disolver y transformar los patrones emocionales de tristeza, soledad, culpabilidad y la falta de amor hacia uno mismo.

  • Reconforta en especial en momentos de duelo y perdida de alguien querido.


A nivel mental

  • Ayuda a reducir la actividad mental hasta alcanzar un estado cerebral de ondas Theta, lo que apacigua el stress, alivia la ansiedad y el nerviosismo mental.

  • Favorece el aprendizaje, al aumentar la capacidad para concentración y mejorar la memoria.

  • Ayuda a tener mayor claridad mental.

  • Ayuda a desarrollar la creatividad y la imaginación.

  • Ayuda a desarrollar la intuición, al unir la mente y el corazón.


A nivel del alma

  • Ayuda a desarrollar las cualidades de compasión, empatía y amor incondicional.

Uno de los aprendizajes universales de todas las personas es aprender a amar. Al desarrollar la cualidad del alma del amor incondicional, aprendes que primero hay que amarse a uno mismo para poder luego amar a los demás.


En ocasiones, hemos aprendido y entendido el amor desde el apego y las carencias afectivas que tenemos. Socialmente, seguimos ciertos patrones para que otras personas llenen nuestro vacío interior con su afecto, no siendo nosotros mismos capaces de darnos ese amor. Esto hace que uno de los mayores miedos que experimenta la humanidad, de manera consciente o inconsciente, sea el miedo al abandonado afectivo. El miedo acumulado se transforma en "terror a no ser amado", evitando a toda costa que las personas que queremos nos rechacen a nivel afectivo. Este mecanismo terminará fomentando en las relaciones un amor manipulador, condicionado y controlador. 


Puede que el corazón se haya ido cerrando gradualmente al vivir experiencias de dolor. Nos hemos sentido traicionados y abandonados afectivamente porque el amor y el afecto que hemos dado no ha sido valorado lo suficiente. Sin embargo, nada de lo que experimentamos es coincidencia, son las experiencias vitales que el alma ha elegido. Cuando no somos capaces de entender que nuestra alma ha vivido más vidas y que en algunas ha sido egoísta o no ha cuidado el amor ni los sentimientos de los demás, desechamos la oportunidad de aprender en esta nueva experiencia.


Desde la visión del alma, el vivir sin dar y compartir nuestro amor con los demás, es vivir en una prisión que gradualmente conduce a una tristeza y la soledad profunda. Al desarrollar la cualidad de la compasión, aprendes cómo aceptar los aprendizajes de forma mas compasiva hacia ti mismo y los demás. Te das cuenta de que no hay culpables y que estás en el proceso de aprender a amarte de nuevo, al igual que la otra persona a sí misma.


Por otro lado, un exceso de empatía nos puede llevar a olvidarnos de nosotros y vivir más para resolver los problemas de los demás. En su lado opuesto, la falta de empatía puede hacernos personas insensibles y egoístas que pensamos solo en nosotros y no conectamos con la realidad que nos rodea. Equilibrar la cualidad del alma de la empatía, permite percibir y compartir los sentimientos de otra persona sin asumir como propio el dolor y sin quedarte enredado en sus problemas. El equilibrio implica conectar con la experiencia, incluyéndote a ti y al otro de forma mas realista. 


A nivel energético

  • Construye nuevos canales internos y conexiones neuronales para fortalecer la unión entre mente-corazón.

  • Activa y repara las hebras y cadenas del ADN.

  • Ayuda a re-conectar todas las capas del ADN multidimensional a través de la frecuencia del amor incondicional.

  • Activa y repara la estructura toroide del corazón, permitiendo que se sintonice a la frecuencia 528 Hz M.

  • Reparara los posibles “agujeros” o áreas dañadas del campo áureo.

  • Neutraliza la energía negativa de las personas y del entorno, al irradiar la fuerza del amor incondicional desde tu corazón. 



©2018 by origen-33